A partir de esta semana, más de ocho millones de alumnos (no universitarios) regresaran progresivamente a las clases. Desde Juguetes Fancy queremos ofreceros una serie de consejos para que el retorno a la escuela y la vuelta a la rutina y a los hábitos de estudio sea lo más llevadero posible.

Ni los pequeños en edad escolar se libran de su particular síndrome postvacacional, que en este caso se materializa con la vuelta al cole.

Muchos niños esperan con ilusión el momento de reencontrarse con sus compañeros, a quienes no ven desde hace mucho para poder explicarles sus vacaciones de verano.En cambio, a otros niños, el regreso a los estudios les genera incomodidad, angustia e incluso estrés, de la misma forma que les sucede a algunos mayores con el trabajo. 

 

Por ello conviene tener en cuenta algunos puntos útiles para hacer la experiencia más llevadera.

  1. El cambio de horarios empieza con la rutina de despertarse. Acostarse más tarde y levantarse no muy pronto es algo bastante habitual en verano, por lo que madrugar puede parecer todo un reto los primeros días de septiembre. Por ello lo aconsejable es ir entrenando los relojes biológicos de los niños algunos días antes de tener que volver a las clases.
  2. Las prisas son malas consejeras. Empezar el día corriendo, desayunando deprisa y salir de casa pitando no es la mejor opción nunca. Dejar preparada la ropa, la mochila hecha con todo el material escolar y a ser posible la merienda la noche anterior puede ser una buena opción para no ir cortos de tiempo.
  3. El desayuno y la merienda son comidas fundamentales, sobre todo en estos primeros días de vuelta a la realidad. Hay que procurar equilibrarlas con alimentos saludables y otros que a su vez les resulten atractivo
  4. Un espacio para el estudio organizado, sin distracciones y en silencio puede fomentar a que los niños adquieran desde una edad temprana el hábito de trabajar y estudiar en casa. La silla y la mesa deben de ser cómodas, tiene que haber en la habitación una buena temperatura y se debe disponer de una correcta iluminación.
  5. Acotar el tiempo que destinan a elementos de ocio como la televisión, smartphones e internet es un punto fundamental. No se trata de poner un candado al mando a distancia, pero los niños deben de tener tiempo de hacer los deberes, practicar alguna actividad extraescolar y jugar en el parque.
  6. Mirar el armario con previsión para desechar la ropa y calzado desgastado o roto, y donar aquellas prendas que estén en buenas condiciones pero que hayan quedado pequeñas puede ser una buena idea para enseñar a los niños el valor del dinero, así como la importancia de compartir y donar.